close

¿Puede controlarse el presupuesto de los transportes que responden ala demanda?

¿Se puede controlar el presupuesto de un servicio de Transporte a la Demanda? En esta serie de artículos, nos proponemos aclarar las ideas preconcebidas sobre el Transporte a la Demanda (TAD) y la movilidad compartida. Mito nº 1: “Si mucha gente utiliza mi TAD, no podré controlar el presupuesto”.

Algunos agentes de la movilidad crean servicios de transporte dinámicos que responden a la demanda con la esperanza -inconsciente o no- de que sean poco utilizados. Imaginan que el incentivo para utilizar el servicio puede hacer que sea demasiado caro. Esto lleva a veces a un comportamiento esquizofrénico: el servicio debe atraer al público para demostrar su valor añadido (el reparto de los viajes). Pero no demasiado, porque si es demasiado atractivo, será demasiado caro. ¡Cuidado con los atajos abusivos!

DETERMINAR UN NIVEL “ACEPTABLE” DE OFERTA

Si se determina un nivel de oferta aceptable para la comunidad, podremos salir de esta esquizofrenia. A la hora de contratar o configurar el servicio, a la comunidad le interesa preguntarse cuánto está dispuesta a pagar por su servicio de TAD. Para ello, es aconsejable determinar primero la oferta máxima deseable en cuanto al número de vehículos asignados al servicio, el número de viajes al día o el coste del servicio.

Como los medios están limitados, un aumento de la asistencia mejora necesariamente el rendimiento del servicio. La comunidad sólo tiene un incentivo: prestar el mejor servicio posible con recursos constantes.

DEFINIR EL MEJOR SERVICIO DENTRO DE ESTE MARCO

Una vez determinados estos recursos, la autoridad local conservará el control total de su presupuesto. Habrá determinado la carga máxima que es capaz de asumir. A continuación, le corresponde establecer los mejores parámetros posibles (en cuanto a los algoritmos utilizados, la configuración del servicio (se preferirá una configuración zonal a una de línea fija, etc.).

Con total seguridad financiera, la autoridad local se encargará de eliminar todos los obstáculos para la adopción del TAD: tiempos de reserva cortos, registro sencillo y rápido, comunicación eficaz harán que el servicio sea atractivo y fiable. Un éxito adaptado a los medios.